San Cristóbal con el Niño

$30$200

  • PEN: S/.110 - S/.730

Limpiar
SKU: 039703101 Categoría:

San Cristóbal con el Niño

Una hermosa obra de arte al estilo barroco. En este magnífico cuadro de San Cristóbal con el Niño, pintado al óleo sobre lienzo, vemos a San Cristóbal en el momento en que, apoyado en su báculo, ayuda al Niño Jesús a atravesar un gran río.

Según La leyenda dorada, Cristóbal (cuyo nombre significa “Portador de Cristo)”, en lo más hondo del cauce del río, comenzó a sentir que el peso que sostenía sobre sus espaldas se hacía tan pesado como insostenible, viendo flaquear sus fuerzas a pesar de ser un gigante de doce codos de altura. Tras, a pesar de todo, conseguir llegar hasta la otra orilla, el Niño le informó de lo ocurrido: “sobre tus hombros acarreabas al mundo entero y al creador de ese mundo”, tal y corno aparece en el lienzo.

Características del cuadro:

  • Pintura al óleo sobre lienzo
  • Varias medidas disponibles
  • Marco de madera de cedro
  • De venta con marco dorado, marco oscuro o sólo lienzo
  • 100% artesanal

El cuadro de San Cristóbal con el Niño está disponible para personalización acorde con tus preferencias, sólo debes contactarte con nosotros y podrás diseñar el cuadro a tu gusto.

San Cristóbal con el Niño Pintura al óleo

Santo fabuloso cuya leyenda no se remonta más allá del siglo XI y es sólo el desarrollo de su nombre Cristóforo, que en griego significa “el que lleva a Cristo”. Originariamente esa expresión se comprendía en sentido espiritual: el que lleva a Cristo en su corazón. Luego se tomó en sentido material.

Según la tradición popularizada en el siglo XIII por la Leyenda Dorada, el hombre que había llevado a Cristo sobre los hombros sólo podía ser un gigante. Orgulloso de su fuerza, sólo accedió a servir al rey más poderoso del universo. Se puso al servicio de un monarca, pero al advertir que éste tenía miedo al diablo, lo dejó para servir a Satán.

Decepcionado otra vez porque la vista de una cruz en un cruce de caminos bastó para derrotar al diablo, se comprometió a servir a Cristo, y para complacerlo se dedicó a ayudar a viajeros y peregrinos en el paso de un río peligroso.

Una tarde se oyó llamar por un niño, que le pidió que lo cargase sobre los hombros; pero su carga se volvía cada vez más pesada. Tanto, que el gigante llegó con dificultad a la orilla opuesta. Entonces el niño se dio a conocer como Cristo. Para probárselo, pidió a Cristóbal que plantase su cayado en tierra, que enseguida se convirtió en una palmera cargada de frutos.

Su tipo iconográfico no es fijo y comporta variantes. Puede aparecer joven e imberbe o barbado. En los ejemplos más antiguos, el Porta Cristo está representado inmóvil, en posición frontal. El Cristo a quien sirve de soporte no es un niño, sino un adulto barbudo, en Majestad.

A partir del siglo XIV, por el contrario, el hieratismo primitivo cedió el puesto al gusto por lo pictórico. El santo está representado en marcha, avanzando penosamente por el río. Cristo es un niño sentado sobre sus hombros. El bastón sobre el que se apoya el gigantesco mozo se convierte en el tronco de un árbol o en una palmera.

DimensionesN/A
Medida del lienzo

40cm x 30cm, 60cm x 40cm, 70cm x 50cm, 80cm x 60cm

Acabado

Con marco dorado, Con marco oscuro, Sólo lienzo

Reseñas

Aún no hay reseñas.

Sé la primera persona en opinar sobre “San Cristóbal con el Niño”