Virgen de Guadalupe Cusqueña

$30$85

  • PEN: S/.110 - S/.310

Limpiar
SKU: 03970095 Categoría: Tag:

Virgen de Guadalupe Cusqueña

Esta preciosa obra de arte de la Virgen de Guadalupe Cusqueña es una exquisita pieza de colección. Una réplica al óleo de la imagen original de la Virgen de Guadalupe, considerada como milagrosa y de origen sobrenatural a partir de mediados del siglo XVII, fue ganando adeptos hasta que la devoción por la Guadalupana se convirtió en uno de los cultos más importantes del virreinato.

Esta es una exquisita pieza de arte hecha 100% a mano creada por nuestro experimentado artista, y completada a la perfección con calidad de museo.

CARACTERÍSTICAS

  • Medio: Óleo sobre lienzo
  • Superficie: Lienzo de alta calidad artística
  • Proceso de trabajo: 100% pintado a mano
  • Acabado: Brocado dorado en alto relieve, óptima reproducción del color, estructura superficial única y resistente.
  • Accesorios complementarios: Marcos artesanales tallados a mano en madera de cedro de alta calidad.

DISPONIBILIDAD:

  • Se entrega en un plazo de 2 a 4 días si se pide sin marco, y de 5 a 8 días si se pide con marco.
  • Envíos a todo destino nacional con entrega a domicilio en 3 a 5 días.
  • Envíos al extranjero con servicio estándar o expreso (consulta aquí).
  • Al pedir una pintura con su marco, éste llegará listo para colgarlo en su pared con los accesorios para colgarlo incluidos.

Hecho a mano significa que es único para cada propietario. El cuadro de la Virgen de Guadalupe Cusqueña está disponible para personalización acorde con tus preferencias, sólo debes contactarte con nosotros y podrás diseñar el cuadro a tu gusto.

La Virgen de Guadalupe Cusqueña Escuela Cuzqueña

Uno de los principales elementos del modelo que distingue a la imagen de la Virgen de Guadalupe de otras imágenes marianas canónicas del ámbito hispánico es la mandorla. Este elemento se encuentra de manera parecida en las estampas xilográficas más antiguas del siglo XV, como en La Virgen con el Niño acompañada de cuatro ángeles; en la de Israel van Meckenem sobre la Virgen del Rosario; en el grabado sobre San Juan escribe el Apocalipsis, y otros.

La mandorla de la Virgen de Guadalupe está rodeada por nubes, un elemento que se observa en muchas obras del modelo. Otro elemento que caracteriza a la Virgen de Guadalupe son las estrellas adheridas al manto, cuyo número supera por mucho las 12 mencionadas en el Apocalipsis.

La pintura de la Virgen de Guadalupe se realizó entre 1523, año en que llegaron los primeros franciscanos, y 1556, momento en que ya estaba bien establecido el culto y a la imagen se le atribuían varios milagros, según se infiere de la mencionada confrontación entre el arzobispo Montúfar y el prior Bustamante. Durante este lapso la realización de pinturas y demás artículos religiosos estuvo casi exclusivamente en manos de los indios bajo la tutela de los frailes, ya que todavía no se habían establecido artistas europeos en la Nueva España.

Puesto que la pintura de la Virgen de Guadalupe fue un encargo de los franciscanos y, si consideramos su temprana realización, quizá se llevó a cabo en el contexto de la escuela de artes y oficios, el lugar donde se hacían en esa época todos los objetos religiosos con los que se dotaron los distintos recintos de culto que se construyeron en esa época.

Respecto a la autoría de la imagen de la Guadalupana, merece crédito la afirmación del provincial franciscano Bustamante de que fue obra del indígena Marcos, porque él debió estar bien informado sobre este hecho, sucedido a lo mucho 25 años atrás. Además su declaración se reafirma por no haber sido objetada por ninguno de los testigos, a pesar del enojo e indignación que había despertado entre ellos.

Pero, ya que sólo mencionó el nombre de pila del pintor, no se le puede identificar con certeza. Algunos estudiosos han planteado la posibilidad de que se trate del afamado pintor indio Marcos Cipac de Aquino, apodado Apeles o Griego, que gozó de gran prestigio en su época y cuyo oficio le pareció a Bernal Díaz del Castillo tan notable como los de Apeles, Berruguete y Miguel Ángel.

El pintor Marcos adaptó el grabado europeo para cumplir la función asignada por los religiosos cuyo objetivo era suplantar la imagen de Tonatzin-Cihuacóatl, y de tal manera canalizar la devoción hacia la Virgen y contribuir a la evangelización de los indígenas del altiplano central.

 

 

 

DimensionesN/A
Medida del lienzo

40cm x 30cm, 60cm x 40cm

Acabado

Marco dorado, Marco oscuro, Sólo lienzo

Reseñas

Aún no hay reseñas.

Sé la primera persona en opinar sobre “Virgen de Guadalupe Cusqueña”